Las personas son el principal motor de crecimiento y del éxito empresarial. Toda persona tiene un anhelo de crecimiento, de superación, de mejora. Para conseguir esta mejora deseada debe crearse en la empresa un clima favorable, donde se ayude a las personas a crecer. Transmitir valores, experiencia conocimientos, saber delegar y una formación constante son elementos indispensables para este crecimiento de la persona. El crecimiento de las personas lleva a un crecimiento profesional que a la vez lleva a un crecimiento de la empresa.